24 de novembre de 2022

"1984" y "Rebelión en la granja" de George Orwell, reseñas

 


Ñ


s el que és pot aplicar a Orwell: una persona íntegra, una persona coherent amb les seves idees, que les posava en pràctica. I ho feia amb la més fina ironia, que fa somriure sense ferir. Cuca de Llum):
 

 
Programa "Un Libro una hora" n.43:   "1984"  | George Orwell.  (vídeo)
 

 
O bé llegiu aquest article de eldiario.es:


George Orwell y '1984': el libro que nos atormenta desde hace setenta años

 
 Ahora que Europa vuelve a sufrir una guerra, quizá sea un buen momento para volver a hablar de "1984". O de George Orwell y su lucha contra el totalitarismo. O de cómo el libro más influyente en el siglo XX de lo que podríamos llamar literatura política nunca ha perdido vigencia. Siempre está ahí advirtiéndonos de lo que podría pasar. En 1983 y 1984, cuando se cumplía la fecha que le daba título, un detalle en realidad irrelevante, el libro vendió cuatro millones de ejemplares en 62 idiomas. Cuando Donald Trump fue elegido, volvió a experimentar un fuerte incremento de ventas.
 
 

Dorian Lynskey relata en "El Ministerio de la Verdad" la vida vida de George Orwell y cómo concluyó con la escritura de  "1984", el libro con el que el escritor advirtió de lo que podría pasar si la gente renunciaba a luchar contra el totalitarismo.

 

¿Qué es lo que hace que "1984" continúe interesando aunque su lectura sea en algunos momentos difícil de soportar? ¿Por qué pensamos que fue una profecía cuando Orwell no la escribió como si lo fuera?
Si las preguntas son demasiadas, porque además no son las únicas que se pueden hacer, hay que recordar que fue uno de los libros más citados en la Guerra Fría y por tanto de los más manipulados.
 

Dorian Lynskey tiene unas cuantas respuestas muy interesantes a los enigmas de  "1984" 'El Ministerio de la Verdad', publicado en España por Capitán Swing, es un libro sobre un libro y es una biografía de Orwell que destaca todos aquellos momentos vitales que le empujaron a escribirlo.

  

 "1984" sigue siendo el libro al que recurrimos cuando se mutila la verdad, se distorsiona el lenguaje, se abusa del poder y queremos saber hasta dónde puede llegar todo esto”, escribe Lynskey. Ha sido una visión sorprendente real para todos aquellos que han sufrido las dictaduras más terribles. También es un recordatorio permanente para los que viven en democracia sobre lo que puede ocurrir en las peores circunstancias. “Al fin y al cabo, el fascismo es un producto del capitalismo y hasta la democracia más amable puede girar hacia el fascismo llegado el caso”, escribió el escritor británico en 1937 en una carta a un amigo.
 
Orwell es un hijo de su tiempo y eso resulta evidente en todos sus escritos. De un tiempo horrible. En 1940, escribe la reseña de un libro de un periodista británico que describe en tonos lúgubres la década de los años treinta. Sólo se fija en “el lado malo”, dice, pero él tampoco es capaz de encontrar una visión más positiva: “¡Menuda década! Una revuelta sin sentido que se convierte de pronto en una pesadilla, un pintoresco viaje en tren que desemboca en una cámara de tortura”.
 
Sabe de lo que habla. En diciembre de 1936 viaja a España para combatir contra el fascismo. En Barcelona, se alista en las milicias del POUM, un partido marxista de origen trotskista. Es una elección condicionada por la carta de recomendación que consigue en Londres para poder desplazarse a la guerra con seguridad. Orwell admitió después que no era muy consciente de las diferencias ideológicas en la izquierda y que hubiera preferido unirse a la CNT.

 

En Barcelona es testigo de lo que pueden llegar a hacer los comunistas al cumplir ciegamente los órdenes de Stalin. El POUM es perseguido y diezmado, hasta el punto de que la vida del escritor y de su esposa corre peligro. Eso le permite conocer cuáles eran los riesgos en una situación de terror político.

En esa época, no puede sorprenderse de que los grupos de la izquierda diriman sus diferencias a tiro limpio, incluso si son aliados en la guerra. Lo que no perdona son “las mentiras que vinieron después”, escribe Lynskey. Los comunistas justificaron la eliminación de sus rivales trotskistas acusándoles de ser unos traidores que colaboraban con los fascistas. Orwell descubre alarmado que muchos, también en su país, se creen esa colección de mentiras o les conviene creérselas.
 
Cuando Orson Welles aterroriza a Nueva York con su reconstrucción radiofónica de 'La guerra de los mundos', Orwell presta atención a lo que ha ocurrido. “La evidente conexión que existe entre la infelicidad personal y la disposición a creer lo increíble es un descubrimiento de sumo interés”, escribe.
 
Orwell sigue con gran interés las obras de H.G. Wells y escribe sobre ellas, no siempre de forma elogiosa. Wells es el gran profeta a la hora de imaginar cómo sería el futuro y cuáles serían las grandes innovaciones tecnológicas. Este fabricante de utopías es asociado a una visión optimista del progreso, aunque sus cuatro novelas más conocidas escritas entre 1885 y 1898 –entre ellas 'La máquina del tiempo' y 'El hombre invisible'– ofrecen un escenario marcado por el abuso de los conocimientos científicos y los errores por los que el ser humano paga un precio muy alto.
 
Es un territorio en el que el autor de "1984" se reconoce. “Orwell nunca equipara tecnología y progreso”, escribe Dorian Lynskey. En su habitual tono pesimista, Orwell escribe durante la guerra que cada avance científico “acelera la tendencia que nos conduce al nacionalismo y la dictadura”. No era una opinión absurda en ese momento. El progreso científico había sido inmenso desde finales del siglo XIX y lo que Europa había ofrecido al mundo habían sido dos guerras con decenas de millones de muertos.
 
 >>  "Rebelión en la granja"

 llibre molt recomanat!

 https://youtu.be/mkFa1PXIdyI

 (Vídeo, 56 minuts)

 

>>  Veieu més ressenyes de llibres de George Orwell al tag "Orwell George"

 

__