29 de gener de 2010

La falta de accesos a la estación resta potencial al AVE en Figueres

27/1/2010 - TRANSPORTE FERROVIARI - FERRAN COSCULLUELA - FIGUERES

El Alt Empordà pide a la Generalitat que amplíe la red viaria que va a la estación.          Los alcaldes exigen que no sea necesario atravesar la ciudad para ir a la terminal


 
Clicar sobre la imagen para verla a mayor tamaño. Publicada por El Periódico.

El anuncio del responsable de los ferrocarriles franceses (SNCF), Guillaume Pepy, de que está en condiciones de poner un TGV en Figueres (Alt Empordà) a finales de año ha avivado la polémica sobre los accesos a la nueva estación de la alta velocidad que se está construyendo en la ciudad. Las alcaldesas socialistas de Roses, Magda Casamitjana, y de Vilafant, Consol Cantenys (en cuyo término municipal se levantará la futura terminal), han sumado sus voces a la del alcalde de Figueres, Santi Vila (CDC), para reclamar a la Generalitat que se ponga las pilas y construya lo más rápido posible las carreteras que deben evitar a los habitantes de la comarca tener que atravesar la capital para acceder a la estación.
A diferencia de la terminal de Girona, más próxima a Barcelona y cuya ubicación en pleno casco urbano supone un inconveniente para los residentes en municipios vecinos, la estación de Figueres tiene una clara vocación territorial que va más allá de la propia comarca.

BUENA UBICACIÓN 
El hecho de que esté situada fuera de la ciudad y cerca de importantes vías de comunicación como la AP-7, la carretera de Olot (N-260) o la futura autovía A-2, la convierten en la estación ideal para la mayoría de localidades del Alt Empordà, del norte de la Costa Brava y de importantes municipios de la Garrotxa como Olot y Besalú.
Pero para que estas expectativas se cumplan hay que solucionar un gran problema: el tren ha pillado a contrapié a la Generalitat que, según estos ayuntamientos, no ha hecho los deberes necesarios para que la nueva estación disponga de unos accesos que permitan a los usuarios de las localidades del norte, este y sur de Figueres llegar a la terminal sin necesidad de tener que atravesar la ciudad. Una urbe que ya está colapsada y por la que cada día circulan más de 100.000 vehículos.
«Necesitamos que la Generalitat prolongue la C-31 hasta la nueva estación, porque facilitará el acceso a los vehículos procedentes del sur y de levante [Roses, L’Escala y La Bisbal d’Empordà]. Lo mismo ocurre por el norte, donde es necesario construir un túnel que pase por debajo de la colina del castillo de Sant Ferran y conecte la terminal con la carretera N-2a para facilitar el acceso a los coches que vengan en ese sentido», explica Santi Vila.

REUNIÓN DE ALCALDES 
El alcalde lamenta que la prolongación de la C-31 no se haya previsto en los presupuestos de este año, que el Plan Director del Sistema Urbano de Figueres esté aún pendiente de aprobación a pesar de su importancia a la hora de dibujar los ejes urbanos que han de conectar la estación con la ciudad, y que ni la Generalitat ni Adif hayan anunciado todavía quién se encargará de remodelar la calle de Avinyonet, que es la que conecta Figueres con la terminal .
Consol Cantenys, que además de alcaldesa de Vilafant preside el Consell Comarcal del Alt Empordà, coincide con Vila y advierte de que la estación estará acabada a finales de año sin que el problema de los accesos esté resuelto. «Es un tema que tenía que haberse solucionado antes, y no ahora, cuando ya quema», afirma. En las próximas semanas, los alcaldes ampurdaneses se reunirán para pedir de forma conjunta que la Generalitat afronte de forma «urgente» estas carencias.

 http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=681791&idseccio_PK=1021&h=

Cap comentari: