21 d’abril de 2017

Benedicto XVI, últimas conversaciones, con Peter Seewald, reseña



" El verdadero problema de nuestro momento histórico, nos advierte, radica en que Dios está desapareciendo del horizonte de las personas". "La extinción de la luz procedente de Dios"  hace que sobre la  humanidad se abata una desorientación "cuyos destructivos efectos nos resultan cada dia más patentes".

"Benedicto XVI, últimas conversaciones", con Peter Seewald. Ed. Mensajero. Bilbao. 2016. 309 páginas. 19 €.


- Acaba de llegar a las librerías.- El texto es un diálogo, no tiene particulares dificultades de comprensión, se lee fácilmente. "Las entrevistas tuvieron lugar poco antes y poco después de la renuncia de Benedicto XVI" expone el autor en la introducción. El autor ha publicado otros tres ó cuatro libros con el cardenal Ratzinger, recuerdo  "La sal de la Tierra" y "Luz del mundo". Es curiosísimo para mí cómo este cardenal fue siempre un punto pionero, un punto incómodo con lo establecido... y todo ello sin salirse de los márgenes de la Iglesia. 

En la introducción Peter Seewald desea que el libro "pueda contribuir..., a corregir imágenes falsas y arrojar luz en las zonas oscuras, en especial en las circunstancias de una dimisión que tuvo al mundo en vilo. Al final no se trata sino de entender mejor al hombre Joseph Ratzinger y al pastor Benedicto XVI, de apreciar su santidad y, sobre todo, de mantener abierto el acceso a su obra, que alberga un tesoro para el futuro"

Al inicio el libro repasa el último período de su pontificado.  En otros capítulos va repasando los hechos de su infancia, la amenaza que Hitler suponía, las reacciones en la Iglesia alemana ante el nazismo;  la segunda guerra mundial que se veia venir, estancia en el seminario, años del inicio de su docencia en teología.  Cómo sucedió para que tomara parte en el Vaticano II, que Juan Pablo II lo llamara a Roma, aspectos de su paso por la Congregación para la Doctrina de la Fe, de su pontificado, de su dimisión, de la elección del Papa Francisco... 

Asoma de vez en cuando la facilidad de Benedicto para  definir, para verbalizar asuntos nebulosos para el resto de los mortales. Como por ejemplo qué estudia la teología, qué es la religión; qué sucede cuándo se hace teología sin Iglesia;  cómo define los problemas de nuestro mundo desde su perspectiva...