20 de novembre de 2010

EUFORIA, A MI JUICIO PREMATURA E INJUSTIFICADA, POR EL PASO DE LA TUNELADORA BARCINO FRENTE EL TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA

                        Algunos políticos como Don José Blanco, Don José Montilla, Don Jordi Nadal y Don Jordi Hereu, han lanzado las campanas al vuelo porque la tuneladora Barcino ha pasado junto al Templo de la Sagrada Familia sin que se hayan producido incidentes.

Considero que solo puede ser debido a su ignorancia y a la obediencia imprudente de sus técnicos.

Expongo mis razones:

1º      Un verdadero ingeniero, un buen ingeniero, es el que hace por un euro lo que cualquier tonto hace por dos.
Clicar sobre el cuadro para verlo a pantalla completa

         El trazado elegido es el más caro de los considerados, el que afecta a más casas y a más monumentos, como puede comprobarse en el cuadro resumen del estudio que realizó el Colegio de Economistas de Barcelona en Febrero de 2007, antes de que se iniciaran las obras y que insertamos a continuación.

 Es cierto que las obras se adjudicaron a una asociación formada por Sacyr, Cavosa y Scrinser con una baja importante, por 179,3 millones de euros, pero también lo es que no incluían la pantalla de pilotes de protección de La Pedrera, los pozos de mantenimiento de la tuneladora, los gastos de reparación de los daños ocasionados en las viviendas, las compensaciones a los comercios, los estudios de interacción con edificios existentes, etc., etc.

          
Esperemos que no ocurra lo que en el tramo “La Riba – Montblanc” en que con los costes de las reparaciones, 128,87 millones de euros, se triplican ya a los de construcción que fueron de 63,4 millones de euros.

2º      El trazado elegido es el que, dadas sus características, producirá más molestias a los ciudadanos, más perjuicios a los comercios a los que, por cierto, habrá que compensar las pérdidas, originará más imprevistos y hará que se dispare más, y de forma alarmante, al presupuesto.

3º      Las salidas de emergencia no cumplen las normas de seguridad debidas y constituirán verdaderas “Espadas de Damocles” para los usuarios y trabajadores durante todo el período de explotación.

4º      El que una obra no se caiga no garantiza que esté bien proyectada y ejecutada.
Debe tener un coeficiente de seguridad acorde con el daño que produciría un fallo en ella.
Yo afirmo, rotundamente, que el conjunto Túnel del AVE – Templo de la Sagrada Familia no lo tiene.

5º      Los asientos de las tierras afectadas por obras no se producen de forma inmediata.
El estribo norte del viaducto de la autopista Terrassa – Manresa, situado sobre el río Llobregat, entre San Vicente de Castellet y El Pont de Vilomara se terminó el año 1989.
Se estimó que asentaría, de acuerdo con los estudios geológicos, entre 10 y 15 centímetros durante toda su vida.
El año 1992 había bajado 95 centímetros y fue preciso levantar el tablero con gatos y recrecer el estribo con hormigón armado para reponerlo a su sitio y  evitar un desastre.
El año 2001 había bajado otros 45 centímetros y hubo que repetir la operación.
Hoy se encuentra estabilizado.
El control de calidad lo realizó INTEMAC, la empresa que ha estudiado la interacción entre el Túnel del AVE y el Templo de la Sagrada Familia.
Esperemos que no ocurra lo mismo que en otros tramos del trazado en los que se han producido fallos que han producido un aumento significativo del presupuesto, que han impedido que los trenes alcancen las velocidades previstas y que, en consecuencia, se haya incrementado, sensiblemente, el tiempo de los viajes entre Madrid y Barcelona.

6º      Las corrientes subterráneas de agua cambian de rumbo con frecuencia.
Los cursos de las rieras subterráneas recogidas en el mapa elaborado en 1891, por el prestigioso geólogo Don Jaime Almera y que tengo en mi poder, no se parecen, en nada, a los actuales.

7º      Todavía no ha pasado ningún tren y, por tanto, no se han producido vibraciones continuadas que constituyen un serio peligro para una estructura tan esbelta como la del Templo.

8º      Falta levantar la Fachada de La Gloria que debe superar los 125 metros de altura y que, con su peso, podría generar tensiones no soportables por el conjunto Túnel - Templo.

9º      Don José Blanco ha manifestado que un cambio de trazado entrañaría un retraso de cuatro años.
La línea que va por El Vallés está, prácticamente, terminada y entrará en servicio antes de que se termine el tramo Sants – La Sagrera lo que pone en evidencia la poca utilidad del túnel.

10º    El señor Hereu ha manifestado que deberíamos pedir perdón los que habíamos luchado para que se cambiara el trazado oficial.
Creo que los que deberían hacerlo son los políticos que lo han defendido, por haber administrado tan mal el dinero de nuestros impuestos.

11º    Circula por Internet un vídeo, tomado fuera de antena, en el que Don José Blanco, Don José Montilla y Don Jorge Nadal se felicitan y expresan su alivio porque la tuneladora haya pasado junto al Templo de La Sagrada Familia sin producir incidentes.
Don José Blanco dice en él:
“Eso me quitó mucho sueño porque siempre tienes aquello de decir ¿y si se cae?”
Creo que, ante la menor sospecha de que pudiera caerse, que no se habría caído sino que la habrían tirado ellos, deberían haber suspendido las obras y elegido otro trazado, como  se ha pedido por la UNESCO, la WORLD MONUNENTS FUND y por mayoría en tres plenos del AYUNTAMIENTO DE BARCELONA, en una sesión de la GENERALITAT y en otra DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS.
Parece que no deberían estar como para echar cohetes.
(Para ver el vídeo clicar aquí: Ministre Blanco: "Sempre tenies allò de... I si cau?")

12º    No entiendo que los políticos tengan la más mínima preocupación.
Si pasara algo y se les increpara, probablemente, dirían:
¡Miren los informes de mis técnicos!
Aseguran que no existe ningún peligro.

13º    No quiero criticar, ni mucho menos, a los técnicos.
         Don Mariano Palancar, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, colegiado nº 403, escribe en la página 37 de La Voz del Colegiado del mes de Diciembre de2009:
         “Y para terminar, un comentario políticamente incorrecto: hablamos de la enseñanza de la Ingeniería Civil y nadie dice nada de la “autoridad” y la ”responsabilidad” de los ingenieros de la Administración para actuar de acuerdo con la formación recibida.
Existe actualmente una erosión política de esta autoridad que constituye un tema tabú.”

¿Puede explicarme alguien qué utilidad tiene este Túnel para los ciudadanos de Barcelona y para los viajeros?

 ¿Puede explicarme alguien si las posibles ventajas que pudieran aducirse, aparte del incremento del precio de los terrenos cercanos a la Estación de la Sagrera, compensan los inconvenientes que tiene?

 Mariano Ribón


Cap comentari: