3 de febrer de 2013

"España es todavía un país muy centralista y con un capitalismo cortesano en Madrid"


José Antonio Griñán: "Estoy a favor del derecho a decidir, pero sin fracturarlo"

 

"España es todavía un país muy centralista y con un capitalismo cortesano en Madrid" | "Rubalcaba plantea un programa y un liderazgo, y así el partido va fuerte" 

 

Presidente de Andalucía y del PSOE-  | 03/02/2013 - La Vanguardia
Andalucía marca el camino". El lema que acompaña a José Antonio Griñán (Madrid, 1946) puede fijar su objetivo como alternativa a las políticas de Mariano Rajoy en España, como respuesta al proceso soberanista abierto en Catalunya y como guía en el debate territorial que afronta el PSOE.

¿Cuál es su opinión sobre el proceso soberanista de Catalunya y sobre la hoja de ruta pactada por Artur Mas y ERC?
Lo peor que se puede hacer en política es dar saltos en el vacío. Y este ha sido un salto en el vacío de CiU, como se ha podido comprobar con los resultados electorales. Deberíamos darnos cuenta de que ese no es el camino y no perseverar en el error que puede haber supuesto que CiU haya formalizado un pacto con ERC. Un error que siempre pesa a los que formalizan pactos con ERC.

¿Qué mensaje quiere trasladar al millón largo de catalanes de origen andaluz?
Ellos quieren conservar sus señas de identidad, ese ser andaluz que llevan a todas partes. Siempre se han sentido enormemente bien acogidos en Catalunya. Pero no podemos poner en riesgo su identidad andaluza y española.

Vara reclamando a Mas que le devuelva a los extremeños o Fabra invitando a los empresarios catalanes a irse a Valencia no ayudan a sosegar el debate.
Cuando se produce un incendio, primero hay que ver quién lo ha provocado. Luego, no echar gasolina sino agua. Aunque me consta que Vara matizó sus palabras.

Ahora quiere llevar la batuta en el PSOE ante el debate del modelo territorial, lo que ha aliviado a algunos barones socialistas. ¿Cuál era el riesgo?
El riesgo es la situación actual. No hay ningún modelo territorial en la Constitución, así que se ha desarrollado estatutariamente. Eso ha traído desequilibrios, conflictividad e inseguridad jurídica, el Tribunal Constitucional se ha convertido en una tercera cámara y hay una indeterminación en la financiación autonómica.

¿La solución es constitucionalizar el modelo?
No para abrir un problema, sino para cerrar un conflicto latente. Y cerrar el modelo exige constitucionalizarlo.

¿En qué aspectos?
Hay que determinar el modelo, las competencias y la financiación, junto a mecanismos de lealtad institucional, con el Senado como cámara territorial. Así cerraremos el modelo con estabilidad y seguridad jurídica. España es un país descentralizado en teoría, pero todavía muy centralista en la realidad.

Con epicentro en Madrid.
Muchas competencias atribuidas a las comunidades no están nítidamente expresadas en la Constitución, y el Estado central se ha reservado la capacidad de financiarlas. Se impide así el ejercicio correcto de la autonomía territorial. España todavía tiene respuestas centralistas.

¿Por ejemplo?
El 70% de la población vive en la periferia, que está unida por las autovías del Cantábrico, el Mediterráneo y la ruta de la Plata. Ninguna de las tres está terminada. Falta hacer un país en malla. Y hay un capitalismo cortesano: todas las grandes corporaciones están radicadas en Madrid.

¿Plantear una reforma de la Constitución sin el acuerdo del PP no es un brindis al sol?
El gran error es considerar que organizar, institucionalizar y consolidar una descentralización real y formal de España es añadir problemas. No, es eliminarlos.

¿El principio de igualdad que quiere preservar excluye la singularidad de atalunya?
No, ni de ninguna
. El modelo federal se basa en la singularidad y en la igualdad de derechos de todos los territorios. Es todo lo contrario del uniformismo.

¿Defiende que la financiación autonómica recoja el principio de ordinalidad?
Está en el Estatut. Pero hay que saber definir la ordinalidad. Ahora, el modelo de financiación no responde a ningún criterio. Hay que nivelar los servicios fundamentales con una financiación equivalente per cápita. A partir de ahí, tiene que haber diversidades porque a mayor crecimiento económico hay mayor capacidad de obtención de recursos.

El PSOE y el PSC chocan por el derecho a decidir. Y el socialismo catalán está fracturado.
El PSC ha tomado una decisión mayoritaria con la que está de acuerdo el PSOE. Yo estoy a favor del derecho a decidir, pero estoy en contra de fracturarlo y de fracturar la soberanía. El derecho a decidir le corresponde al pueblo español, no a una parte.

¿No defiende por tanto la soberanía de Andalucía?
Andalucía no tiene soberanía. La única soberanía está en el pueblo español. Por eso los reyes no son soberanos.

Dos tercios del Parlament apoyaron el derecho a decidir. ¿La ley debe estar por encima de la voluntad popular?
¿La voluntad popular para privar de ciudadanía a una parte minoritaria? No creo que forme parte de los derechos fundamentales.

En el PSOE hay quien apuesta por romper lazos con el PSC. ¿Sería un suicidio para ambos?
Nunca he oído esa opinión en los órganos del partido. Y yo la combatiría. Otra cosa es que el PSC se quisiera integrar en el PSOE.

¿Aceptaría que los diputados del PSC en el Congreso tuvieran, si no grupo propio, al menos voz propia para los asuntos que afectan a Catalunya?
¿Qué no afecta a Catalunya? Todo afecta. No, esto es un partido y un grupo parlamentario.

¿Pretende usted marcar el camino a Rubalcaba en el PSOE?
Me gusta acompañarle en el camino. Nos influimos mutuamente.

¿Preferiría que Rubalcaba anunciara ya su disposición a presentarse a las primarias?
Rubalcaba ha planteado un programa y un liderazgo. Con esa seguridad y esa estabilidad, el partido va fuerte. No podemos mantener la inestabilidad con unas primarias antes de tiempo, y un congreso extraordinario no cabe de ninguna de las maneras.

Usted apoyó las aspiraciones de Carme Chacón de liderar el PSOE. ¿Volvería a respaldarla?
No la respaldé nunca. Yo abrí las puertas en Andalucía para que todos optaran por quien quisieran. Yo nunca me pronuncié.

Pero sí votó.
Pero el voto es secreto. Di absoluta libertad y la volveré a dar. No me pronunciaré. No lo hice como secretario general andaluz, menos como presidente del PSOE.

¿Cree que Chacón debe mantener sus aspiraciones?
Sólo creo lo que debo hacer yo, no lo que deben hacer los demás.

¿Dará usted mismo el salto?
No. Yo no me voy a presentar a unas primarias.


L

Cap comentari: