4 de març de 2010

Heribert Barrera: “El sistema electoral actual no se adapta a las necesidades del país”

Heribert Barrera: “El sistema electoral actual no se adapta a las necesidades del país”  (Sort en tenim que l'Honorable Heribert Barrera NO  pacta  i diu el que pensa.)

Acció per la Democràcia promueve en la ciudadanía la necesidad de la elección directa de diputados, esta vez el escenario ha sido un coloquio organizado en Terrassa

Acció per la Democràcia en colaboración con el Diari de Terrassa ha presentado este jueves, 5 de marzo, un coloquio en el que se ha abordado el fracaso de la Comisión parlamentaria de la Generalitat de Cataluña encargada de la redacción de la nueva Ley electoral catalana. Asimismo, el político Heribert Barrera, el catedrático Francesc de Carreras y el empresario Josep Lluís Rovira i Escubós han hablado de la necesidad de una ley electoral que permita la elección directa.

En el acto, que ha transcurrido bajo el título “Ley electoral y elección directa”, el ex conseller de la Generalitat entre 1984 y 1989 y actualmente presidente de E-cristians, Josep Miró i Ardèvol, ha explicado que la finalidad de Acció per la Democràcia es “promover un estado de opinión” para que se modifique el decreto provisional que desde 1980 regula las elecciones catalanas.

 Miró i Ardèvol, miembro de la Junta Gestora de Acció per la Democracia, ha incidido en la falta de vinculación entre la vida parlamentaria y los problemas de los ciudadanos que tiene que ver con el actual sistema electoral y con la falta de capacidad del ciudadano para intervenir en sus representantes políticos. Finalmente, ha explicado que el fin de la asociación no se apoya en intereses políticos, como así lo demuestra que los miembros son muy diferentes y provienen de colores políticos pero tienen una misma idea en común.

Francesc de Carreras Serra, catedrático de Derecho Constitucional, desde una vertiente académica constató la desafección de los electores con la política, lo cual ha adquirido cotas alarmantes.

 De Carreras rompió el tópico de que un sistema de elección directa se traduce necesariamente en una mayor participación ciudadana y explicó los tres sistemas electorales democráticos más relevantes: el sistema mayoritario, el sistema proporcional y el sistema mixto. Sobre el primero dijo que es el existente en Estados Unidos y que es una representación relativamente directa ya que el elegido representa a un gran número de personas. Además, ha analizado como un defecto el hecho de que se trate de un sistema bipartidista como también sucede en Gran Bretaña. Como aspecto positivo, ha constatado que tiene influencia en la estructura de los partidos.

El catedrático de Derecho ha explicado que el sistema proporcional, que es el que existe en España y Cataluña, incentiva el pluralismo y aprovecha mejor el voto de las personas. Como punto negativo ha analizado que se trata de listas cerradas y bloqueadas en las que la dirección del partido es quien tiene el poder y si el diputado discrepa con el partido se le marginará.

Sobre la fórmula alemana –que se rige por el sistema mixto- de Carreras ha explicado que combina las dos posibilidades de elección ofreciendo al elector dos votos: uno para las formaciones políticas y otro para su representante directo. El ponente ha afirmado que este sistema aprovecha las ventajas del sistema mayoritario y el proporcional y atenúa los defectos. Además, ha remarcado la importancia de que fuera un sistema que quedara repartido de forma equilibrada y, a la vez, se pudieran formar gobiernos eficaces.

 Un punto de especial relevancia, como ha subrayado de Carreras, es que el nuevo sistema contribuyera a la reforma de los partidos que, en la actualidad, tienen un carácter cerrado. Esta reforma sucedería en el momento en que las listas cerradas se desbloquearan para dar preferencia a políticos que, por sus cualidades, tienen especial representatividad en una zona, y no son miembros de los partidos premiados por su fidelidad a la formación.

 “El voto preferencial podría dar paso a personalidades más conocidas que quieran colaborar en política y no a los ‘funcionarios de partido’ que son premiados por su obediencia a la formación”, ha afirmado el ponente que, además, ha constatado que “los grandes medios de comunicación se han convertido, en la actualidad, en los grandes caciques de hoy en día de la época de la Restauración”.

De Carreras ha finalizado su intervención con un tono pesimista al admitir que los que deben hacer los pasos para llevar a cabo las reformas electorales son los mismos que se benefician del sistema tal y como está actualmente: “Este hecho es el que alimenta la mecánica existente y es lo que ha sucedido hace un mes en Cataluña donde en un mes se ha acabado la Comisión que debería impulsar una reforma electoral”.

“El sentido de Acció per la Democràcia –ha concluido- es hacer crecer la exigencia de la sociedad e intensificarla porque los partidos políticos no tendrán más remedio que escuchar esta demanda. Si esto no sucede la no reforma de los partidos puede ser el cáncer de la democracia”.
En su intervención, Josep Lluís Rovira i Escubós, empresario y vicepresidente de Acció per la Democracia ha constatado que la crisis actual, más allá de económica, es de valores. Rovira ha sostenido que “no estamos en una democracia” ya que “una democracia se sostiene sobre la división de poderes y, aquí, el legislativo depende del ejecutivo y el judicial se rige, en numerosos casos, por parámetros políticos”.
El eje de la democracia son los partidos políticos, sin embargo, ¿hay una cosa menos democrática que un partido político?”, se ha preguntado el empresario que ha explicado que los partidos políticos son “máquinas de clientelismo”.

 Rovira ha afirmado que el 93% de los ciudadanos –según las últimas encuestas- no creen en los políticos y los ven más como un problema que como una solución. “Los políticos piensan que la política es demasiado importante para dejarla en manos de los ciudadanos; yo creo que la política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos”, ha sentenciado.

 Rovira ha agregado que tenemos un modelo elitista que desconfía de los cuidadnos y ha alentado a la sociedad a cambiarlo. Además ha advertido que solamente la sociedad civil podrá realizar estos cambios: “de esa necesidad nace Acció por la Democràcia”.


Finalmente, ha intervenido en el coloquio Heribert Barrera i Costa, presidente del Parlament de Cataluña (1980-1984) que, además es miembro del Consejo de Honor de Acció per la Democracia. Barrera, que siempre ha entendido la política entendida como un servicio, ha hablado desde su experiencia y su espíritu de la transición, y ha afirmado que “el sistema electoral actual no se adapta a las necesidades del país”.

 El histórico político ha hecho un repaso de las formas de elección desde la República de principios del siglo XX. Ha analizado cómo la dictadura de Primo de Rivera sirvió para rebajar el problema del caciquismo que imperaba en la nación y que, finalmente, con el franquismo desaparece. Paralelamente, según Barrera, fue creciendo la necesidad de un sistema proporcional que desembocó en la Transición española. “Ahora necesitamos otro sistema electoral –ha afirmado-, ya que el sistema actual nace de la intención de 1977 que quería consolidar y fortalecer los partidos y que nos ha llevado a una situación inaceptable” porque “está en manos de una cúpula de personas que hacen las listas de los partidos a medida: los diputados no son escogidos por su capacidad sino por su fidelidad al partido. Es necesario una reforma”.

 Barrera ha indicado que parece que el mejor sistema es el mixto ya que “ofrece una gran satisfacción al elector que tiene un interlocutor directo y puede premiarlo en las siguientes elecciones o castigarlo no votándole”. “La realidad es que, con este sistema, los partidos no puede escoger a un completo desconocido” ha evidenciado Barrera que ha constatado que “no es un sistema perfecto, pero es el sistema que nos acerca más y mejor a lo que necesitamos ya que crea un vínculo directo entre el escogido y el elector: esa es la base de la democracia”.

El político ha concluido afirmando que “Acció por la Democràcia es un movimiento transversal. Deseamos la democracia auténtica y lo más posiblemente adaptada a las necesidades de nuestro país”.



Noticias relacionadas:





Cap comentari: