22 de gener de 2013

La Caixa haurà de crear un fons de reserva i elaborar un pla de diversificació d'inversions



El Banc d'Espanya determinarà el nivell de desinversions que hauran de dur a terme les antigues caixes d'estalvis que tinguin més d'un 50% del banc al que van donar origen


El govern espanyol ha donat aquest dilluns el tret de sortida perquè aquest any pugui entrar en vigor una nova llei de caixes, que obligarà previsiblement a totes aquestes entitats a convertir-se en fundacions bancàries abans de finals de 2014, amb l'excepció de Caixa Pollença i Ontinyent.

Segons han explicat fonts del Ministeri d'Economia, aquest dilluns s'ha elevat a consulta pública la nova regulació, consensuada amb Brussel·les dins de les condicions per les quals Espanya va demanar el rescat financer.Posteriorment, el text es plasmarà en un projecte de llei que s'ha de remetre a les Corts per a la seva tramitació parlamentària, amb l'objectiu que entri en vigor a finals de 2013 o principis de 2014.

Des de llavors i durant un termini màxim d'un any, el que allargaria el procés almenys fins a finals de 2014, les entitats hauran d'adaptar-se al nou marc regulador que només permetrà que sobrevisquin com caixes Pollença i Ontinyent.

En el mateix període, la resta de caixes que van traslladar el seu negoci a un banc, tal és el cas de La Caixa, Unicaja, Ibercaja i la fusió de BBK, Kutxa i Caja Vital, hauran de convertir en fundacions bancàries. Això es justifica perquè ja no podrà existir el concepte de caixa amb negoci transferit a un banc per a aquelles entitats amb un volum d'actius superior a 10.000 milions.

Les noves fundacions bancàries estaran dirigides per un patronat que tindrà un màxim de 20 membres, que no podran seure en el consell de l'entitat financera participada. A més, com més gran sigui la participació d'una fundació en un banc, majors seran els requisits a què haurà de fer front.

D'aquesta manera, les fundacions bancàries que controlin més d'un 30% d'una entitat, hauran de subscriure un protocol de gestió que serà aprovat pel Banc d'Espanya amb criteris sobre empreses participades, consellers i possibles conflictes d'interès, i hauran de presentar un pla financer.

En el cas que la participació de la fundació bancària superi el 50%, com és el cas de la Caixa, hauran de preparar un pla financer, crear un fons de reserva i, a més, elaborar un pla de diversificació d'inversions i de gestió de riscos "que ha d'incloure el compromís perquè la inversió en actius emesos per una mateixa contrapart no superi els percentatges màxims sobre el patrimoni total que determini el Banc d'Espanya".

D'altra banda, en el cas de les caixes que hi ha en sentit estricte, Pollença i Ontinyent, quedaran abocades a dedicar-se exclusivament al negoci minorista, tenir presència en una única comunitat o com a molt en deu províncies limítrofes.

A més, les seves assemblees generals no podran tenir més de 150 membres, dels quals entre un 50 i un 60% seran representants dels impositors, amb la meitat d'ells grans impositors, i la resta, d'entitats fundadors i destinataris de l'obra social .

Els seus consells d'administració estaran formats per entre 13 i 17 membres, dels quals la majoria han de ser independents, és a dir, no podran formar part de l'assemblea de la caixa, encara que aquesta pot agrupar per triar consellers.

La condició és que compleixin criteris d'honorabilitat i comptin amb experiència en el sector per "evitar errors del passat", segons han destacat les fonts del Ministeri d'Economia. 

La misma notícia contada por El País:

El Gobierno deja sin topes los sueldos de los directivos de las cajas


El anteproyecto de ley del sector limita a las cajas con mayoría en bancos el fondo de reserva

La norma obliga a las antiguas cajas a elaborar planes de contingencia y control del riesgo

Las comunidades tendrán la última palabra sobre la incompatibilidad de los imputados

 

Madrid 21 ENE 2013 

El anteproyecto de ley para la reforma de las cajas de ahorros que está ultimando el Gobierno no prevé la imposición de restricciones salariales a los miembros del consejo de administración de las entidades, según el borrador de la norma, que limita el control sobre las reumneraciones de los directivos a que consigan el visto bueno de la asamblea. Eso sí, las cajas deberán remitir a la CNMV cada año un informe sobre gobierno corporativo al uso del que actualmente publican las empresas cotizadas especificando las cantidades percibidas por los miembros de sus órganos de dirección, dietas y aportaciones a planes de pensiones. En caso de que las entidades reciban ayudas públicas, los sueldos estarán sometidos a la regulación previa que los limita a 600.000 euros anuales.

Además, con vistas a impedir que personas sin conocimientos accedan a los cargos de responsabilidad, tal y como ha ocurrido en algunas de las entidades que han acabado siendo nacionalizadas o intervenidas por su mala situación financiera, se impone que la mayoría de los miembros de los consejos de administración de los bancos tengan cualificación financiera.

En el apartado que ha suscitado más roces con la Comisión Europea, la norma impone a las entidades que controlen el 50% o más del banco en el que han traspasado su negocio financiero o tengan una participación de control sobre el mismo la obligación de contar con un fondo de reserva. Este peaje que deberán consginar las entidades servirá para hacer frente a un eventual deterioro de las cuentas de su participada y era una de las medidas estrella impuestas por Bruselas a España a cambio del rescate financiero.

Será el Banco de España, que cederá parte de sus competencias al Ministerio de Economía en aquellas entidades que operen en más de una comunidad autónoma, el responsable de fijar la cantidad de este fondo de reserva en función de la ratio de capital sobre los activos ponderados por riesgo de los bancos.

Según el texto, el Ejecutivo también forzará a estas entidades, que salvo Ontinyent y Caixa de Pollensa deberán convertirse en fundaciones, la elaboración de planes de contingecia y diversificación del riesgo para garantizar "la gestión sana y prudente" de su participada, con lo que se trata de evitar prácticas del pasado como fue la concentración de créditos en el sector inmobiliario. Por otra parte, el documento impide a las fundaciones aumentar su posición de control más allá del porcentaje que tengan a la entrada en vigor de la ley.

El patronato será el máximo órgano de gobierno y representación de las fundaciones bancarias. En él estarán representadas las entidades fundadoras o de larga tradición en la caja y personas o sociedades que hayan aportado de manera significativa recursos a la fundación bancaria. En ningún caso las administraciones públicas y entidades y corporaciones de derecho público podrán tener una presencia superior al 25%.

La nueva norma establece por ley la incompatibilidad de estar al frente de la fundación y del consejo de administración del banco, pero da vía libre a los directivos para sentarse en el consejo de otras compañías. En el caso de directivos imputados, será el Banco de España el que decida si pueden estar en el consejo de la entidad bancaria. En el caso del patronato que dirige la fundación, sin embargo, serán las comunidades quienes tengan la última palabra sobre los directivos con causas pendientes ante la justicia.

Con esta ley, el Gobierno da otro paso en el cumplimiento de las exigencias impuestas por Bruselas a cambio de la ayuda de 40.000 millones para sanear el sector financiero español. Ahora bien, habrá que esperar unos años para su completa entrada en vigor. Teniendo en cuenta que todavía no ha iniciado su tramitación parlamentaria, las entidades habrán cumplido con sus requisitos entre mediados de 2014 y finales del próximo año.
http://economia.elpais.com/economia/2013/01/21/actualidad/1358771226_046666.html

 

( Yo no entiendo de economía, pero no acabo de ver el agua clara en la remodelación de las cajas. Menos todavía en poner tantas limitaciones a La Caixa, a cuento de darle la culpa al rescate bancario. Me suena a "colar" limitaciones que en un momento histórico revuelto que en momento de paz no se hubieran logrado, - es decir, el uso de la "doctrina del schock" que denuncia Naomí Klein en la portada de esta blog-.

Si los impulsores de las limitaciones a las cajas son los banqueros alemanes o los españoles, o ambos, no lo sabemos.  Respecto a las cajas alemanas  hay que hacer notar que es un sector muy fuerte, hay unas 400 nada menos, y también que su gobierno ha conseguido que NO sean supervisadas por el organismo europeo que acaban de aprobar.  Muy bonito recortar derechos a los demás y salvaguardar los propios.  Cuca de Llum.)

Cap comentari: